Vecino Manuel Bustos “Hay que darle tiempo y cariño a las cosas”

  • Miércoles, 27 Enero 2016 10:18
  • Publicado en Comunales
  • Visto 1954 veces
Llegamos al sector de El Quisco Norte y nos recibe de manera muy amable nuestro vecino Manuel Bustos, un hombre de 82 años que se destaca por su activa participación en las diferentes Expo Emprendimiento y actividades de nuestra comuna balneario.
Oriundo de la ciudad de Santiago, don Manuel vive hace 18 años en nuestra comuna junto a su señora Inés, padres de cinco hijos, 14 nietos y cuatro bisnietos, quienes los visitan constantemente. Tras su jubilación decidieron venirse a vivir a su casa de veraneo en el litoral de El Quisco. Hoy dicen no arrepentirse de esta decisión, viviendo felices cada uno de sus días y claramente se les nota, personas amables, trabajadoras y muy optimistas.

El patio de su casa es un completo centro de trabajo, lo primero que nos llama la atención es su huerto, arboles frutasles y crianza de gallinas, sin dudas, esta pareja de adultos mayores ocupan su tiempo de una manera muy bella, entendiendo los tiempos y procesos de la naturaleza, “Paso todo el día ocupado me falta tiempo para hacer las cosas, eso deberían hacer todos los adultos mayores, para tener un huerto así hay que darles tiempo y cariño como dice mi señora”.

Don Manuel es conocido dentro de la comuna por su trabajo de talabartero, piezas en cuero de gran nivel, trabajadas a mano. Nos permitió conocer su oficio y el amor que le dedica a cada una de sus piezas, entre ellas, bolsos, cinturones, monederos, entre otras, “Después de jubilarme en mi trabajo como decorador de interiores, tomé un curso con mi hija, aprendí todo lo que se, incluso el profesor me dijo que lo hacía mejor que él (ríe) estuve dos años aprendiendo mi actual oficio”.

Su amada esposa, la señora Inés, a pesar de las complicaciones de salud que ha mantenido se mantiene firme trabajando a diario en labores de hidroponía, cultivo de cactus y tejido en telar, una verdadera artesana, que nos exhibe orgullosa su producción.

Además de este trabajo, la señora Inés prepara unas deliciosas mermeladas confeccionadas con las frutas de su patio, “Mis mermeladas no tiene ningún aditivo, a la gente les gusta porque son naturales, incluso hago de ciruelas con cáscara, me las piden para sus problemas estomacales”.

Llega el momento de despedirnos de esta hermosa pareja quisqueña, agradecemos su cordialidad y cariño, pero mucho más agracemos sus ganas de vivir y el ejemplo que nos dan de cómo vivir una vida centrada en el trabajo y el cariño mutuo.

Valora este artículo
(1 Voto)
  • Modificado por última vez en Miércoles, 27 Enero 2016 16:05
  • tamaño de la fuente