El Arte de Trabajar el Vidrio Destacado

  • Viernes, 06 Enero 2017 18:29
  • Publicado en Comunales
  • Visto 1256 veces

18342492 801564636659872 1659832824146994344 n

En el país existen solo cuatro lampwork, una de ellas es residente de la comuna.

El trabajo en vidrio es un arte milenario que perdura hasta nuestros días, sin embargo, con el correr del tiempo, quienes se dedicaban a esto han ido desapareciendo y las técnicas han sufrido leves cambios.

En Chile, el trabajo en vidrio no es un arte muy masificado, a diferencia de lo que ocurre en Perú en donde no está enmarcado como artesanía, sino que como un arte.

Carolina Ortiz es una luminista que desde niña tuvo la inquietud por conocer este arte, a los 13 años conoció el soplado de vidrio y desde entonces tuvo la inquietud  de conocerlo “en Chile era imposible aprenderlo y empecé con lo que había más a mano, y me comencé a meter y era muy buena y me empezó a gustar. Después, al incursionar en el tema del vitró que es el vitral falso, logré estudiar vitral, la original, la técnica milenaria del vitral y se me dió la posibilidad de aprender a soplar vidrio con algunos artesanos de acá de la zona y de algunos otros lugares, y  se me abrieron las puertas para irme a estudiar afuera y aprendí el cristal murano que es lo que hago hoy en día, la joyería en cristal”, señaló.

Las herramientas que son utilizadas para este trabajo no son fáciles de conseguir, para ello Carolina las encarga directamente de Estados Unidos o de Europa, mientras que las materias primas son importadas directamente desde Italia.

Siempre tuvo una relación cercana con el litoral central, visitas periódicas a la zona le hicieron tomar la decisión en el año 2013 de salir de Santiago y radicarse definitivamente en la comuna.

A pesar de conocer las técnicas del trabajo, y ser una de las pocas personas que trabaja en esto, existen algunos objetivos que aún no ha podido concretar, como por ejemplo  “ganarme la beca a Italia. Este año no pude postular porque no tenía el idioma, es una beca que otorga el gobierno italiano que son 65 días en Murano, la isla (donde nace el arte del cristal murano en el siglo VIII), y ahí, claramente hay que llegar con algunas técnicas, por eso fue este esfuerzo  de poder aprender lo básico del cristal murano que es la joyería, para aprender las cosas grandes del cristal murano, aprender a soplar, trabajar en los hornos gigantes que existen, la verdad que esas son palabras  mayores, pero allá en Ucrania existe ese tipo de hornos y los mandan en barco, ese sería el punto más alto que me gustaría llegar”, señaló.

Durante esta conversación Carolina nos adelantó lo que se viene próximamente en lo relacionado con su trabajo en Cristal Murano, informando que los principal es “unos collares en murano muy espectaculares, unos juegos bien bonitos y voy a hacer ajuares para novia también, que es lo que se viene para vacaciones de invierno”, dijo.

Para quienes estén interesados en conocer el trabajo de Carolina, pueden dirigirse hasta su local ubicado en la feria artesanal La Casona de El Tabo o bien visitar su fanpage llamada transparente; vidrio y murano.

Valora este artículo
(1 Voto)
  • Modificado por última vez en Miércoles, 06 Septiembre 2017 18:40
  • tamaño de la fuente